domingo

UTÓPICA TU MADRINA

BELLEZA CELESTE EN UN MUNDO DE PALO


El 16 de julio de 2007 asistimos a la inauguración del Primer Encuentro de Cine Nacional organizado por el Sodre y el Festival Internacional de Cine de Punta del Este.
Nos importó la fecha.
Era un aniversario más del partido de fútbol más importante de la historia: la victoria uruguaya en Maracaná.
Hace tiempo que los muchachos posmo –los adoradores del dios éxito, más acá o más allá de la belleza cósmica- se ríen de Maracaná. Y eso es muy interesante, porque los mitos son cuevas culturales donde los pueblos esconden sus tesoros y cada nueva generación tiene la obligación de ir, con cabeza propia, a revalorizar el tesoro o a cagar en la cueva. Somos libres, muchachos. Pero les advertimos que los que estamos construyendo “Jesús de Punta del Este” somos fundamentalistas de la camiseta de Obdulio. Aunque hoy es mejor recordar primero a Oscar Omar Míguez, que cuando un dirigente uruguayo le preguntó, unas horas antes de la final, qué pensaba del resultado, le contestó: “Para mí que ganamos 2 a 1”. Y el dirigente retrucó, rabioso: “Yo te estaba preguntando por cuánto perdíamos”. ¿Qué tal? Ahí tenés las dos clases de uruguayos que existen. O mejor sería decir: las dos clases de hombres que existen. Hay quienes venden seductoramente la utopía como un futuro imposible que les permite lustrarse el ego en lugar de pelear por la victoria y hay quienes hipnotizan a Goliat y le parten la cabeza a la derrota para alimentar a los pobres de espíritu.
Porque, como dijo el Negro Jefe, “cuando nos ponemos la celeste somos responsables de la alegría o la tristeza de todo un pueblo”. Somos libres, muchachos. ¿Les molesta este amor?

HUGO GIOVANETTI VIOLA

4 comentarios:

TELEMEDIOS dijo...

MUY BUENO EL BLOG

lechuguita dijo...

coincido con "telemedios": Muy bueno el blog!!
Soy amante del arte, en especial d la danza folklorica, pero en fin aguante el arte en todo sentido.
Saludos!!!

Emiliano Chinelli dijo...

Aguante la música, aguante Uruguay y los pocos músicos uruguayos que a pesar de sus comercios en el exterior no se olvidan que viven al oeste del Río Uruguay, donde el agua mana de la tierra y su gente se fundé con la naturaleza para formar un paisaje de ensueños.

ALMAFUERTE vs PRINCESA dijo...

Nuevamente recorro estas páginas...
ahora les escribo.

El blog esta muy bueno, prolijo y hecho con esmero y dedicación, se nota.

Estube viviendo ahí, en Maldonado, cerca de la peatonal Sarandí.
Se deja querer la verdad.

Y Punta del Este también, más que nada fuera del verano.

Dejo mis saludos a todos.

Y arriba el arte, en toda la extensión de la palabra.